Currilla Vazquez


Es entrañable recordar ¿verdad?
He querido compartir con vosotros tantos y tantos
preciosos recuerdos de mi niñez, que me llenan
de ternura el corazón.

Traductor


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Blanca Nieves Y Los Siete Enanitos

Blanca Nieves Y Los Siete Enanitos
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Bella Y La Bestia

La Bella Y La Bestia
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Cenicienta

La Cenicienta
Pincha la imagen para leer


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Hansel Y Gretel

Hansel Y Gretel
Pincha la imagen para leer


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Sirenita

La Sirenita
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Bella Durmiente

La Bella Durmiente
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Melisa

Melisa
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Navidad De Papá Noel

La Navidad De Papá Noel
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Vendedora de Flores Y Mangos

La Vendedora de Flores Y Mangos
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Princesa Y El Viento Del Norte

La Princesa Y El Viento Del Norte
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Hijo del Sol

Hijo del Sol
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Peter Pan

Peter Pan
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Muchacha Guerrera

La Muchacha Guerrera
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los Tres Deseos

Los Tres Deseos
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

El Hada Azucena

El Hada Azucena
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

El Amor Maternal

El Amor Maternal
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

27 de noviembre de 2009

Los Tres Deseos


Cuando Federico llegó del trabajo a su casa....




Encontró a su mujer sentada en la silla con expresión rara.
 




En su regazo tenía una carta arrugada.
-¿Que te pasa?
-Entra y cierra la puerta, Federico.
No vas a creerlo, pero he recibido una carta de las hadas.
¡Nos han concedido que expresemos tres deseos!
El cogió la carta bruscamente y la leyó despacio.
-Hemos de sacarle a esto el máximo provecho, Magda.
No debemos precipitarnos.
Tres deseos pueden hacernos ricos, importantes y famosos.
Pero debemos pedir lo que más nos convenga.
Magda se levantó de un salto y dijo:
-Ya tengo hecha una lista. Mira:
Un palacio para mí y una corona de rey para ti.
Para mí he pedido belleza, para ti larga vida.
Pediremos criadas, y oro y joyas.....
¡He estado tan ocupada haciendo la lista que no
me ha dado tiempo de preparar la cena!
Federico exclamó irritado:
-¿Cómo? ¿Que no está la cena?
¿Como voy a tomar decisiones importantes con
el estómago vacío?
No creo que sea pedir mucho.
¡Que gandula eres Magda!
¡Ojalá hubiera algo preparado...., aunque fueran
unas pocas de salchichas!
Se oyó un curioso zumbido, como el batir de alas
de hadas y, ¡plop!, sobre el plato de la mesa de
la cocina apareció una sarta de salchichas.
Federico las observó humeando, y relamió sus labios.
Magda le dio con la hogaza de pan en la cabeza, gritando:
¡Has desperdiciado un deseo!
¡Que estúpido que eres!
¡Ojalá que esas salchichas te colgaran en la nariz!
Se oyó un ruidito mágico, como de hadas cantando,
y, ¡clac!, las salchichas saltaron del plato y fueron
a engancharse a la punta de la nariz de Federico.
El se quedó mirando y rompió a llorar.
Ambos tiraron, tiraron y tiraron de las salchichas
pero fue inútil.
-¡Hay, qué calientes están! -exclamó Federico.
-¡No te muevas! Las cortaré con un cuchillo.
-¡Deja ese cuchillo mujer!
¿Como has podido hacerme esto?
Ahora me doy cuenta de lo afortunado que era
cuando tenía una nariz normal y corriente.
-Sí es verdad, no sabes cuánto lo siento
-Dijo Magda sollozando.
Ojalá que las hadas se hubieran guardado sus
deseos y todo siguiera como antes.
Entonces se oyó un ruidito, como de hadas riéndose
y, blip!, las salchichas se desprendieron de la nariz.
Federico y Magda se abrazaron, rieron y se
pusieron a bailar de contentos.



Las hadas se marcharon apresuradamente
a echar carta en otro correo.


¿Has recibido tu alguna carta con tres deseos?

* * * * * * * * * * * * * * * * *