Currilla Vazquez


Es entrañable recordar ¿verdad?
He querido compartir con vosotros tantos y tantos
preciosos recuerdos de mi niñez, que me llenan
de ternura el corazón.

Traductor


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Blanca Nieves Y Los Siete Enanitos

Blanca Nieves Y Los Siete Enanitos
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Bella Y La Bestia

La Bella Y La Bestia
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Cenicienta

La Cenicienta
Pincha la imagen para leer


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Hansel Y Gretel

Hansel Y Gretel
Pincha la imagen para leer


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Sirenita

La Sirenita
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Bella Durmiente

La Bella Durmiente
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Melisa

Melisa
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Navidad De Papá Noel

La Navidad De Papá Noel
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Vendedora de Flores Y Mangos

La Vendedora de Flores Y Mangos
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Princesa Y El Viento Del Norte

La Princesa Y El Viento Del Norte
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Hijo del Sol

Hijo del Sol
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Peter Pan

Peter Pan
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

La Muchacha Guerrera

La Muchacha Guerrera
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los Tres Deseos

Los Tres Deseos
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

El Hada Azucena

El Hada Azucena
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

El Amor Maternal

El Amor Maternal
Pincha la imagen para leer

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

19 de junio de 2009

La Sirenita

En el fondo de los océanos había un precioso Palacio
en el cual vivía, el Rey del Mar, junto a sus cinco
hijas, las bellísimas sirenas.
La más joven, la Sirenita, además de ser la más
hermosa, poseía una voz maravillosa.
Cuando cantaba todos los habitantes del fondo
del mar, acudían para escucharla.
Además de cantar, la Sirenita soñaba con salir a
la superficie para ver el cielo y conocer el mundo
de los hombres, como le relataban sus hermanas.
Pero su padre le decía, que solo cuando cumpliera
los quince años, tendría su permiso para hacerlo.
Pasaron los años...............
Finalmente llegaron el cumpleaños
y el regalo tan deseado.
Sirenita por fin pudo salir a respirar el aire y ver
el cielo, después de oír los consejos de su padre:
Recuerda que el mundo de arriba no es el
nuestro, sólo podemos admirarlo.
Somos hijos del mar.
Sé prudente, y no te acerques a los hombres.
Al emergerse del agua, Sirenita se
quedó con la boca abierta.
Todo era nuevo para ella.
Y todo era hermoso, ¡fascinante!
Sirenita era feliz.
Pasados unos minutos, Sirenita pudo observar
con asombro, que un barco se acercaba y paraba.
Se puso a escuchar voces, y pensó en lo mucho
que le gustaría hablar con ellos, pero miró a su
larga cola y comprendió que eso era imposible.
A bordo había una gran fiesta de aniversario.
El capitán del barco, cumplía veinte años de edad.
Sirenita se quedó atónita, al ver al joven.
Era alto, moreno, de porte real, y sonreía feliz.
Sirenita sintió una extraña sensación de
alegría y sufrimiento a la vez.
Algo que jamás había sentido en su corazón.
La fiesta seguía, hasta que repentinamente un
viento fuerte agitó las olas, sacudiendo y
posteriormente volcando el barco.
Sirenita vio como el joven capitán caía al mar.
Nadó lo que pudo para socorrerlo, hasta
que le tuvo en sus brazos.
El joven esta inconsciente, pero Sirenita lo
cogió, y le llevó hasta tierra.
Depositó el cuerpo del joven, sobre la arena de
la playa y estuvo flotando sus manos, para
intentar despertarlo, pero un murmullo de
voces que se aproximaban, la obligaron
a refugiarse en el mar.
Desde el mar, vio como el joven se recuperaba,
y agradecía equivocadamente, a una
joven dama, por haberle salvado la vida.
Sirenita volvió a la mansión paterna,
y les contó toda su experiencia.
Después pasó días llorando en su habitación.
Se había enamorado del joven capitán, pero
sentía que jamás podría estar con él.
Días después, Sirenita acudió desesperada
a la casa de la Hechicera de los Abismos.
Quería deshacerse de su cola de pez a cualquier
precio: Y, hicieron un trato.
Sirenita tendría dos piernas, a cambio de regalar
su hermosa voz a la hechicera, que le advirtió:
Si el hombre que amas, se casa con otra, tu
cuerpo desaparecerá en el agua,
como la espuma de una ola.
Sirenita bebió la pócima mágica.......
Inmediatamente perdió el conocimiento.
Cuando despertó se encontraba tendida en la arena
de la playa, y a su lado, estaba el joven capitán
que intentaba ayudarla a levantarse.
Y le dijo: Te llevaré al castillo, y te cuidaré.
Durante los días siguientes, Sirenita, pasó a
vestirse como una dama, y acompañaba al
Príncipe en sus paseos.
Era invitada a los bailes de la corte, pero como
no podía hablar, no podía explicarle a Príncipe
lo que había sucedido, la noche en que lo salvó.
El Príncipe no paraba de pensar, en la dama que
pensaba le había salvado la vida, y
Sirenita se daba cuenta de eso.
Un día, visitaron un gran barco que se acercaba
al puerto, el barco traía a la desconocida que
el Príncipe llevaba en su corazón.
Corrió entonces a su encuentro.
Sirenita sintió que le perdería para siempre.
El Príncipe pidió a la desconocida dama en
matrimonio, y al cabo de unos días, se casaron.
Fueron invitados a hacer un viaje por mar,
acompañados también por Sirenita.
Al caer la noche, Sirenita, recordando el acuerdo
que había hecho con la hechicera, estaba
dispuesta a sacrificar su vida, y a desaparecer
en el mar, hasta que escuchó.....
La llamada de sus hermanas.
-¡Sirenita! ¡Sirenita!
¡Somos nosotras, tus hermanas!
¿Ves este puñal? Es un puñal mágico.
¡Tómalo y esta noche mata al Príncipe!
Si lo haces, podrás volver a ser sirena.
Sujetando el puñal, Sirenita se dirigió
al camarote de los esposos.
Pero cuando vio a Príncipe no pudo matarlo.
Arrojó el arma al mar, y se lanzó a las olas.
Pero, como por encanto, una fuerza misteriosa
la arrancó del agua, y la transportó a
lo más alto del cielo.
Amanecía, y las nubes se teñían de rosa y
la Sirenita escuchó un sonido de campanillas.
Vio seres mágicos, y al notar que había
recuperado la voz, pregunto:
¿Quienes son?
-Le respondieron.
Somos las hadas del viento, y estás con
nosotras en el cielo.
No tenemos alma como los hombres, pero
es nuestro deber, ayudar a quienes hayan
demostrado buena voluntad hacia ellos.
Emocionada, Sirenita miró abajo, hacia el mar.
Se sentía viva, y lloró por primera vez.
De ahora en adelante, se dedicaría a llevar
socorro y consuelo, a la gente que lo necesita.
Llevaría una vida mágica, junto al mundo
de los espíritus y los hombres.